Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘desarrollo personal’

Si la felicidad, el éxito o el cambio de vida dependieran de tener que elegir entre mirar a través del ojo de una cerradura, lo que proporcionaría apenas una verdad a medias de lo que se quere lograr,  o mirar a través de una puerta abierta, lo que implicaría tener una visión completa,  ¿cuál escogerías?

En el libro “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll, el autor nos narra que Alicia, después de recuperarse de la caída por el pozo profundo,  trataba de encontrar una salida y se encontró con una puerta “que daba a un estrecho pasadizo, no más ancho que una ratonera. Se arrodilló y al otro lado del pasadizo vio el jardín más maravilloso que podáis imaginar. ¡Qué ganas tenía de salir de aquella oscura sala y de pasear entre aquellos macizos de flores multicolores y aquellas frescas fuentes! […] ¡Pobre Alicia! Lo máximo que podía hacer era echarse de lado en el suelo y mirar el jardín con un solo ojo; entrar en él era ahora más difícil que nunca. Se sentó en el suelo y volvió a llorar “

En términos del desarrollo personal, la acción de mirar a través del ojo de una cerradura nos habla de esas limitaciones autoimpuestas que solo nos permiten tener una visión a medias sin poder apreciar completamente lo que se encuentra al otro lado.

Si bien es cierto que la visión de ojo de cerradura podría implicar también la búsqueda de la verdad (Alétheia = Alicia= Verdad), de la realidad, de lo auténticamente vital y necesario, también es cierto que una búsqueda con limitaciones autoimpuestas no lleva a ninguna parte.

La persona que se ha acostumbrado a mirar a través de la cerradura, que es símbolo de la visión limitada de la vida o limitación del potencial propio, ha realizado una acción o ha tenido un pensamiento, una idea o una creencia o ha mantenido una actitud que le han llevado allí.

Para lograr salirse de la visión de ojo de cerradura  y llegar al “jardín multicolor con fuentes frescas”, hay que desarrollar una visión de puerta abierta. Es esa visión amplia, sin limitaciones, que también requiere de nuevas acciones, nuevos pensamientos, nuevas creencias y nuevas actitudes que vayan más allá de sentarse en el suelo y ponerse a llorar, como lo hizo Alicia en el pozo.

Si una persona se conforma únicamente con el deseo de salir de la oscuridad de las dudas o añorar lo que está al otro lado de la puerta de las oportunidades  no logrará nada si ese deseo no está acompañado de acciones concretas y creencias potenciadoras que le permitan llegar allí.

El Coaching para el Desarrollo Personal es una opción disponible actualmente para ayudar a las personas a desarrollar esas acciones concretas y creencias potenciadoras, a cambiar los viejos esquemas y a adquirir nuevas habilidades para una vida más productiva y satisfactoria.

Contáctanos hoy mismo para recibir más información acerca de nuestro Programa para el Desarrollo Personal y  la oportunidad de adquirir una visión de puerta abierta.

Read Full Post »

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase en labios de las personas alrededor de nosotros? Es la frase preferida de los niños cuando el tamaño del pastel o la cantidad de helado que reciben es más pequeña que la que reciben otros. Y para complicar más la situación los padres le refuerzan la creencia de que la vida debería ser justa cuando le arreglan la porción tomando un poquito de los demás para que se sienta bien.

La actitud correcta debiera ser que los padres respondan: “Es cierto, la vida no es justa, nunca lo va a ser, así que sigamos adelante y disfrutemos lo que tenemos”. Un día, el niño que se queja del pequeño pedazo de pastel que recibe tendrá que enfrentar situaciones aparentemente injustas en su vida y ¿qué bases tendrá para resolverlas victoriosamente?

De adultos la queja del niño, de que no es justo recibir un pedazo pequeño de pastel o menos helado que otros, se transfiere a otras áreas. Las frases ahora son “no es justo que mi pareja me sea infiel”, “no es justo que todas mis amigas estén embarazadas y yo no pueda tener un bebé”, “no es justo que todas mis amistades tengan dinero y yo siga en la pobreza”. Entonces el corazón se llena de odio, de rencor, de envidia, de preocupaciones, de ansiedad, de temores y muchos otros males.

Lo que realmente importa no es determinar cuán justo o injusto es algo si no entender que todo ser humano necesita diferentes lecciones para crecer en amor y en plenitud de vida. La persona que nace con una estrella y lo tiene todo tiende que aprender diferentes lecciones de la persona que ha nacido en la pobreza y que requiere encontrar su salida. Sin embargo, para muchas personas es más fácil decir “Esto no es justo” que enfrentar los desafíos de la vida con una actitud valiente que incluya compasión por nosotros y por los otros y la disposición de aprender las lecciones de la vida.

La próxima vez que se oiga a sí mismo(a) decir “Esto no es justo” haga un alto y ponga atención a lo que esta frase está impidiendo que usted sienta. ¿Está tratando de evitar sentir compasión por usted o por otra persona? ¿Está tratando de evitar enfrentar la realidad de la vida? ¿Siente dolor, tristeza, rabia o desánimo y la frase “no es justo” le ayuda a evitar experimentar esos sentimientos?

Se requiere de mucha valentía para transitar la senda de la vida que nos lleva al desarrollo del amor por nosotros y por las demás personas. Aceptar que no siempre todo es justo es parte de esta senda.

Read Full Post »