Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Reflexiones’ Category

¿Amas lo que haces?

Steve Jobs, el hombre que
inició la compañía Apple en el garaje de su casa, dijo: “La única manera de
hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si no has encontrado todavía algo
que ames, sigue buscando. No te conformes. Al igual que los asuntos del corazón,
sabrás cuando lo encuentres.”


Con relación al tema de
amar lo que se hace, narra un cuento que “Un médico parisién recibió la visita
de un cliente, el cual le refirió su estado de turbación moral, su sentimiento
de pecado, su preocupación por la eternidad. El médico, que no entendía en
enfermedades del alma, creyó que se trataba de un caso de neurastenia y
aconsejó buen alimento y distracción.

– Lo primero no me falta,
dijo el enfermo.

– Pues no es nada más que
cuestión de distracción, afirmó el médico, muy seguro de su ciencia. Le
aconsejó acudir a las funciones del payaso Garrick, “nadie puede estar triste
delante de él”, dijo.

– Señor, este remedio no
sirve para mí -replicó el enfermo decepcionado-, pues yo mismo soy Garrick. “Yo
soy ese payaso; he de mostrarme alegre ante el público para ganar mi pan, pero
esto no me da felicidad”.

Del Cuento al Cambio ©
  • ¿Qué otro final
    le darías al cuento del Payaso Garrick?
  • ¿Escribe en tus
    propias palabras la moraleja o enseñanza de este cuento?
  • ¿Te has sentido
    alguna vez como alguno de los personajes de este cuento? ¿Por qué?
  • Has una lista
    de todas aquellas cosas o situaciones que haces con amor (en tu vida personal,
    familiar o de pareja)
  • Has otra lista
    de todas aquellas cosas o situaciones que te gustaría hacer con amor (en tu
    vida personal, familiar o de pareja)
  • De esta última
    lista, para cada una de las cosas que escribiste, explica con hechos cómo
    puedes conseguirlo.
  • ¿Cuáles áreas
    de tu vida
    personal, de pareja o familiar podrían beneficiarse si le añades
    amor y entusiasmo?
  • ¿Cuál de tus fortalezas de carácter se relacionan con el amor por lo que haces?

    Para otras preguntas aleatorias te sugiero mi generador de preguntas
    potenciadoras en http://ift.tt/2ykwdbJ

Ahora que has dado el primer paso en el Camino al Cambio©, tu siguiente
paso es ir del
Cuento al Coaching ©, ¿te atreves?


Hasta la próxima entrega,

Coach Alexander Madrigal

Del Blog http://ift.tt/2jE9zYp

Anuncios

Read Full Post »

Cuenta la leyenda que Escocia tuvo un rey
llamado Roberto. Su reino estaba amenazado por Inglaterra, cuyo monarca había
enviado a un ejército para apropiarse de sus tierras. Los escoceses ya estaban
cansados y el reino poco a poco caía en la pobreza.

Roberto quería hacer
la paz, pero tomar las armas le parecía inadecuado. Así que un día envió un
emisario a la corte del rey enemigo para proponerle que resolvieran todo
mediante una competencia de caballos. Si Roberto ganaba, los invasores se irían
de sus tierras. Si Roberto perdía, se las entregaría.

La carrera se llevó a
cabo. Roberto perdió, pero le pidió una nueva oportunidad al enemigo. —Piensa
que mi patria está en juego —dijo al otro rey. Seguro de que Roberto no lo
lograría, el enemigo le dio cinco oportunidades más. En todas lo venció. 

Una
tarde de lluvia Roberto se refugió en una caverna, triste y sin esperanza.
Entonces, sobre su cabeza vio a una araña muy pequeña que trataba de tejer su
tela entre dos paredes. En seis ocasiones intentó tender el hilo de un extremo
a otro, pero no lo logró. “

Pobre animalillo” pensó el rey “tú sabes lo que son
seis derrotas seguidas”. Pero entonces notó que la araña lo estaba intentando
de nuevo y observó con gran interés lo que ocurría. “¿Volverá a fallar?” se
preguntó. Pero en la séptima ocasión la araña consiguió su objetivo y siguió
tejiendo. Inspirado por ese hecho pensó: “Si ella lo hizo ¿por qué no pruebo una
vez más?” 

Con ánimo renovado fue en busca del monarca inglés y le pidió una
última oportunidad. —Si en esta ocasión pierdo, me iré para siempre a las
montañas —le informó.—Pobre ingenuo.

Te la daré para
mostrarte que las tierras no son para ti —respondió, confiado, el contrincante.
En la séptima carrera Roberto puso todo su entusiasmo. Su caballo parecía
compartirlo con él. Uno y otro dieron lo mejor que tenían de sí hasta casi
perder el aliento. 

Para sorpresa de todos, fueron los primeros en llegar a la
meta. El rey de Inglaterra admiró la perseverancia del contrincante. Como
hombre de honor que era, poco después reconoció la independencia de Escocia.
Hasta la fecha quienes viven allí recuerdan a la esforzada araña que inspiró la
última carrera.

—Leyenda escocesa

Del Cuento al Cambio ©
  • ¿En qué me permite este cuento enfocarme específicamente?
  • ¿Qué sentimientos me genera y cuáles escojo?
  • ¿En qué momento de mi vida me enfoca este cuento: presente, pasado o futuro?
  • ¿En quién me enfoca la historia, en mí o en otros?
  • ¿Qué significado le doy a esta historia?
  • ¿Me lleva esta historia al final o al principio de algo?
  • ¿Me ofrece la historia una recompensa o un castigo?
  • ¿Me invita a avanzar o a renunciar?
  • ¿Cuáles áreas
    de mi vida
    personal, de pareja o familiar podrían beneficiarse si les añado perseverancia?
  • ¿Cuál de mis fortalezas de carácter me permitirán desarrollar la perseverancia?

    Para otras preguntas aleatorias le sugiero mi generador de preguntas
    potenciadoras en http://ift.tt/2ykwdbJ

Ahora que ha dado el primer paso en el Camino al Cambio©, el siguiente
paso es ir del
Cuento al Coaching ©, ¿se atreve?
 
Si conoce a alguien que pueda beneficiarse del Camino al Cambio©, compártale este mensaje u obséquiele una de nuestras  tarjetas de regalo.

Hasta la próxima entrega,

Coach Alexander Madrigal

Del Blog http://ift.tt/2wqjyqj

Read Full Post »

Para aquellos que necesitaban aprender que el trato irrespetuoso no solo perjudica a quienes lo reciben, sino a quienes lo realizan les contó el Coach la siguiente metáfora:

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}


“El Camino hacia el Cambio es semejante al aprendiz de mago que llegó preocupado ante su maestro y le dijo:
– ¡Oh, Gran Mago! ¡Ha ocurrido una tragedia! El
pequeño Manu ha robado el elixir con el hechizo Lanzapalabras.
– ¿Manu? ¡Pero si ese niño es un maleducado que
insulta a todo el mundo! Esto es terrible.. ¡hay que detenerlo antes de que lo
beba!, dijo el Gran Mago.
Pero ya era demasiado tarde. Manu recorría la
ciudad insultado a todos solo para ver cómo sus palabras tomaban forma y sus
letras se lanzaban contra quien fuera como fantasmas que, al tocarlos, los
atravesaban y los transformaban en aquello que hubiera dicho Manu. Así,
siguiendo el rastro de tontos, feos, idiotas, gordos y viejos, el mago y sus
ayudantes no tardaron en dar con él.
– ¡Deja de hacer eso, Manu! Estás fastidiando a
todo el mundo. Por favor, bebe este otro elixir para deshacer el hechizo antes
de que sea tarde.
– ¡No quiero! ¡Esto es muy divertido! Y soy el
único que puede hacerlo ¡ja, ja, ja, ja! ¡Tontos! ¡Lelos! ¡Calvos! ¡Viejos! –
gritó haciendo una metralleta de insultos.
– Tengo una idea, maestro – dijo uno de los
ayudantes mientras escapaban de las palabras de Manu- podríamos dar el elixir a
todo el mundo.
– ¿Estás loco? Eso sería terrible. Si estamos
así y solo hay un niño insultando, ¡imagínate cómo sería si lo hiciera todo el
mundo! Tengo que pensar algo.
En los siete días que el mago tardó en inventar
algo, Manu llegó a convertirse en el dueño de la ciudad, donde todos le servían
y obedecían por miedo. Por suerte, el mago pudo usar su magia para llegar hasta
Manu durante la noche y darle unas gotas de la nueva poción mientras dormía.
Manu se despertó dispuesto a divertirse a costa
de los demás. Pero en cuanto entró el mayordomo llevando el desayuno, cientos
de letras volaron hacia Manu, formando una ráfaga de palabras de las que solo
distinguió “caprichoso”, “abusón” y “maleducado”. Al contacto con su piel, las
letras se disolvieron, provocándole un escozor terrible.
El niño gritó, amenazó y usó terribles
palabras, pero pronto comprendió que el mayordomo no había visto nada. Ni
ninguno de los que surgieron nuevas ráfagas de letras ácidas dirigidas hacia
él. En un solo día aquello de los hechizos de palabras pasó de ser lo más
divertido a ser lo peor del mundo.
– Será culpa del mago. Mañana iré a verle para
que me quite el hechizo.
Pero por más que lloró y pidió perdón, era
demasiado tarde para el antídoto.
– Tendrás que aprender a vivir con tus dos
hechizos: lanzapalabras y recibepensamientos. Bien usados podrían ser útiles…
Manu casi no podía salir a la calle. Se había
portado tan mal con todos que, aunque no se lo dijeran por miedo, en el fondo
pensaban cosas horribles de él y cuando esos pensamientos le tocaban eran como
el fuego. Por eso empezó a estar siempre solo.
Un día, una niña pequeña vio su aspecto triste
y sintió lástima. La pequeña pensó que le gustaría ser amiga de aquel niño y,
cuando aquel pensamiento tocó la piel de Manu, en lugar de dolor le provocó una
sensación muy agradable. Manu tuvo una idea.
– ¿Y si utilizara mi lanzapalabras con buenas
palabras? ¿Funcionará al revés?
Y probó a decirle a la niña lo guapa y lo lista
que era. Efectivamente, sus palabras volaron hacia la niña para mejorar su
aspecto de forma increíble. La niña no dijo nada, pero sus agradecidos
pensamientos provocaron en Manu la mejor de las sensaciones.
Emocionado, Manu recorrió las calles usando su
don para ayudar y mejorar a las personas que encontraba. Así consiguió ir
cambiando lo que pensaban de él, y pronto se dio cuenta de que desde el
principio podría haberlo hecho así y que, si hubiera sido amable y respetuoso,
todos habrían salido ganando.
Tiempo después, las pociones perdieron su
efecto, pero Manu ya no cambió su forma de ser, pues era mucho mejor sentir el
cariño y la amistad de todos que intentar sentirse mejor que los demás a través
de insultos y desprecios.”
Del Cuento al Cambio ©
¿Cuál es la senda que este cuento me invita a recorrer?
¿Qué hábitos negativos muestra que me podrían sacar de esta senda?
¿Qué hábitos positivos muestra para regresar o no salirme de esta senda?
¿Cuál es mi plan específico para mantenerme en esa senda?
¿Cuáles áreas de tu vida personal, de pareja o familiar se verían afectadas por la falta de respeto y de educación?
¿Cuál de tus fortalezas de carácter se
relacionan con el respeto y la educación hacia otras personas?

Tu siguiente paso es al Cambio por el Coaching ©

Coach Alexander Madrigal

Centro de Coaching Encuentro

Del Blog http://ift.tt/2vyDTcz

Read Full Post »

Velas de Navidad

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

La temporada
navideña despierta en muchas personas sentimientos como  la compasión, el amor y el deseo de ayudar a
los demás.
El compartir regalos
con familiares y amigos es una manifestación material de esos profundos
sentimientos que albergamos en nuestros corazones.
En su poema “Encenderé
Velas esta Navidad”, Howard Thurman nos ofrece una lista de otros regalos  que podemos hacernos a nosotros mismos y a los
demás en esta Navidad.
Encenderé velas esta Navidad,
Velas de Gozo a pesar de la tristeza,
Velas de Esperanza donde abunda el desaliento,
Velas de Valor para acallar los
temores,
Velas de Paz para los días tempestuosos,
Velas de Gracia para aliviar la
carga,
Velas de Amor para inspirar mi
propia vida,
Velas que alumbren el año entero.
“Cuando el canto de los ángeles se
acalla,
cuando la estrella celestial desaparece,
cuando reyes y príncipes emprenden
el regreso,
cuando los pastores vuelven a sus
rebaños,
es cuando la obra de la Navidad
comienza:
buscar al perdido,
sanar al herido,
alimentar al hambriento,
liberar al esclavo,
reconstruir las naciones,
restablecer la paz con los demás,
hacer música en el corazón”.
Ejercicio de Aplicación
El poema presenta una lista de 6
virtudes: Gozo, Esperanza, Valor, Paz, Gracia (Consideración) y Amor;  y 7 acciones: Buscar, Sanar, Alimentar,
Liberar, Reconstruir, Restablecer la Paz y Hacer Música.  
Para cada acción piense en pasos
específicos que puede dar utilizando cada una de las virtudes de las lista.
Ejemplo:
Acción: Buscar al perdido. Trataré
de restablecer la relación con un familiar con el que dejé de hablar por malos
entendidos. Lo que se perdió aquí fue la relación familiar.
Gozo: Voy a cambiar por gozo los sentimientos
negativos que he tenido hasta ahora
Esperanza: Voy a tener una visión
más positiva de los resultados del encuentro
Valor: Dejo el temor a un lado y
enfrento la situación
Paz: Ante cualquier discordia o
resurgimiento del conflicto voy a mantener la calma
Gracia: Llegaré con un regalo, o
estaré dispuesto a hacer un favor, o me mostraré considerado con lo que exprese
la otra persona
Amor: Dejaré que este sentimiento me
inunde completamente, buscaré las razones para amar a mi familiar, y le haré
saber que le amo por esto.
Ahora es su turno. Tome una acción
de la lista o cualquier otra acción con la que usted se identifique hoy y
piense en pasos específicos para completar esa acción usando cada una de las 6
virtudes.

Si desea ampliar el ejercicio con una lista de 24 virtudes o fortalezas le invito a completar el Inventario de Fortalezas en http://ift.tt/2hXk84n

Del Blog http://ift.tt/2hdMfxw

Read Full Post »

Libre del Encierro

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin:0in;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;}

Algunas
personas ven los momentos de crisis en sus vidas como una prisión que las
encierra.
Esas
crisis pueden ser abstractas, como las dudas o el dolor existencial, la
frustración, la incertidumbre o en el vacío de una vida sin propósito; o pueden
ser situaciones más concretas como un divorcio, una infidelidad o la pérdida de
un trabajo.
Es
importante aprender que la crisis del momento que nos puede hacer sentir
encerrados, prisioneros, o sin salida, tiene que ver solamente con esa
circunstancia en particular pero no con la totalidad de nuestro ser.
Esto
nos plantea la posibilidad de elegir qué tanto de nosotros queremos mantener en
la oscuridad del encierro y liberar todo aquello que podamos para que esa
sensación de libertad nos inunde y nos ayude a superar esa circunstancia que interpretamos
como una prisión.
Para
lograr esto es necesario utilizar la crisis que sentimos que aprisiona como una
oportunidad de introspección, libres hacia adentro, en una búsqueda interna, un
momento de detención del paso del tiempo para aprender de la experiencia que
estamos atravesando.
Porque
lo que nos encierra realmente, lo que nos limita, además de la creencia de
estar prisioneros, es también el permitir que esa sensación de encierro se
transfiera a las fortalezas de nuestro carácter, todo aquello que nos hace
fuertes y libres, como la esperanza, el gozo, el optimismo o la fe.
Cuando
se ve la crisis como un encierro, como una cárcel, nuestro cerebro puede
producir imágenes relacionadas con esa comparación y esas imágenes nos limitan,
y nos quitan la libertad de encontrar soluciones.
Cuando
vemos la crisis como un encierro se desarrolla falta de visión, de empuje, de
propósito; porque una cárcel es oscura y allí los ojos no pueden ver
claramente.
Cuando
vemos la crisis como un encierro, se desarrollan pasos faltos de firmeza, sin convicciones,
ni seguridad; porque una cárcel es pequeña y allí los pies no pueden caminar
libremente.
Cuando
vemos la crisis como un encierro, nos contaminamos, nos volvemos insensibles,
ajenos a lo esencial, desconectados de lo profundo; porque una cárcel es sucia
y allí la ropa y la piel se contaminan.  
Cuando
vemos la crisis como un encierro, desarrollamos falta de percepción e incapacidad
de recibir la verdad; porque una cárcel es aislada y allí los oídos se afectan
por el silencio rutinario.   
Cuando
vemos la crisis como un encierro, la vida se nos va de las manos, ya no hay
gozo ni entusiasmo en el corazón; porque una cárcel es un ambiente de muerte y
allí la esperanza desfallece.  
Cuando
vemos la crisis como un encierro, nos empobrecemos, nos faltan los recursos, y nos
olvidamos que nos tenemos a nosotros mismos; porque en una cárcel hay
carencias, allí el alimento y el agua faltan.

Ejercicio de aplicación:

Cuando esté  frente a una
crisis no use la metáfora de la cárcel para explicar lo que le sucede.

En cambio, siga los siguientes pasos:

1.- Vea
más allá de lo aparente

2.- Camine un paso extra hacia adelante

3.- Sienta la
libertad de su ser y no el aparente encierro del problema

4.- Preste atención a la enseñanza que recibe en medio de la experiencia.

5.- Reviva el gozo y
la esperanza

6.- Alimente los recursos que posee o desarrolle nuevos

Si necesita ayuda en este proceso le ofrecemos nuestros programas de coaching para el desarrollo personal incluyendo el Programa de Coaching de Fortalezas

Del Blog http://ift.tt/2hmuGJL

Read Full Post »

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin:0in;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;}

Cuando
estamos ante la expectativa de que algo bueno nos ocurra debemos recordar,
como el agricultor que prepara el campo de cultivo, que lo que logremos será el resultado de la preparación que hagamos.
La preparación requerida es aquella que nos hace
disponernos de una forma vigilante en todas las áreas de nuestra vida para no
perder oportunidades.
La preparación vigilante abarca la idea de orden,
disciplina, cambio de hábitos, nuevas maneras de hacer las cosas y esto incluye
también nuestros pensamientos, emociones y acciones.
Un proverbio árabe resume esta idea con las siguientes
palabras:
“Vigila tus pensamientos; se convierten en
palabras. Vigila tus palabras; se convierten en acciones. Vigila tus acciones;
se convierten en hábitos. Vigila tus hábitos; se convierten en carácter. Vigila
tu carácter; se convierte en tu destino.”
La preparación vigilante, usando la analogía del
agricultor que prepara el campo de cultivo, consiste de seis acciones concretas
que marcarán la diferencia entre obtener resultados que perduren o resultados
que se consumen:
1.- Preparar el camino con surcos profundos
(Profundizar)
Preparar el camino para que queden huellas profundas
es la disposición en nuestro corazón de permitir ser transformados aún por la
sola anticipación del encuentro con lo que esperamos.
Los surcos representan los ideales, los sueños, metas
y aspiraciones que corren en la superficie de nuestro corazón.
La profundidad de los surcos determinará la
profundidad de los anhelos.
2.- Enderezar las sendas con valor
Cuando vamos por el camino con miedo torcemos la
realidad y aún nuestros pasos mismos se tuercen.
Enderezar las sendas con valor es desarrollar un
corazón que ama y no uno que teme. Un corazón que ama no se tuerce por el miedo
y lo bueno que esperamos en nuestra vida no debemos buscarlo por miedo o
esperarlo con miedo.
3.- Rellenar los valles para que nazca el fruto
Los valles deben ser rellenados para que las semillas
que sembremos no se pierdan en las hendiduras del terreno.
En un terreno con hendiduras, expuesto, no crece la
semilla, lo que logre crecer no tendrá fuerza, no se producirán frutos.
Los frutos son importantes, estos reflejan nuestro
carácter, nuestro compromiso, y nuestra entrega.
4.- Rebajar los montes y los collados con humildad.
Los montes y collados deben ser rebajados cuando hay cosas
en nuestra vida que hemos levantado allí por orgullo.
El orgullo no permite la transformación. En todas
nuestras acciones es necesario aprender la importancia de la humildad.
5.- Destorcer los caminos torcidos para que los
árboles no se tuerzan y den fruto,  
En un camino torcido los árboles también se tuercen
hasta inclinarse al suelo. Un árbol así solo puede ser cortado y el corte es en
la raíz, porque ahí es donde está el problema de crecer torcidos: no hay raíces
fuertes, hay debilidad, complacencia, falta de esfuerzo.
6.- Allanar las sendas para eliminar las asperezas en
nosotros o en otros
La vida misma, con todo lo que ocurre a diario, nos
presenta un contraste entre aquellas acciones ásperas que lastiman y las
acciones llanas, lisas, que acarician o suavizan el corazón.
Ejercicio de Aplicación
Tome un área de su vida en la que desea realizar
cambios. Puede ser un problema que quiere resolver, una decisión que debe tomar
o situación que necesita enfrentar.
Tome cada una de las seis acciones presentadas en
piense en formas específicas en que podría aplicar cada una de esas acciones al
cambio que desea realizar.
Ejemplo:
Situación: Mejorar la comunicación con la pareja
Profundizar: Es crear surcos en el terreno, crear oportunidades
para establecer vínculos que permitan la comunicación a través de temas,
razones, motivos, eventos, circunstancias.
Enderezar: Es tener valor de corregir conductas,
actitudes, tono de voz, o palabras usadas que tuercen la comunicación.
Rellenar: Es cubrir para proteger, es sensibilidad,
aceptación, posponer, dejar a un lado lo que no es esencial.   
Rebajar: Es humildad, dejar atrás actitudes egoístas,
pensar en el bienestar del otro.
Destorcer: Es corregir para producir, encontrar lo que
limita el diálogo, superarlo, corregirlo.
Allanar: Es eliminar asperezas, crear oportunidades
para la empatía, la comprensión, respeto, cariño, misericordia.
Estas seis acciones pueden ser fortalecidas a través de la conciencia que tengamos y la puesta en práctica de nuestras fortalezas de carácter.
Si desea más información sobre cómo utilizar las fortalezas del carácter para lograr cambios significativos en su vida visite: http://ift.tt/2flZeOw

Del Blog http://ift.tt/2g6ywJO

Read Full Post »

Ceguera de las Fortalezas

La investigación en el campo de las fortalezas del carácter muestra que la mayoría de las personas no
tienen una conciencia significativa de sus fortalezas y que casi todas las
personas tienen algún grado de ceguera de sus fortalezas.

¿Por qué es tan importante mejorar la visión de las
fortalezas? Los estudios muestran que las personas que conocen y aplican sus
fortalezas cosechan grandes beneficios.

Enfocarse en sus fortalezas puede hacer de usted un mejor:

1. Padre. Pareja.
Amigo. Miembro de familia.

Enforcarse en desarrollar las fortalezas interpersonales de
amor, gratitud y bondad hará que su relación con otras personas se vuelva más
significativa y especial. Aplicar las fortalezas de discernimiento y
perspectiva,  que son fortalezas
internas, permite que los conflictos y malos entendidos se resuelvan más rápido
y más amistosamente.

De igual modo, cuando usted activamente observa las
fortalezas de otros y muestra aprecio por esas fortalezas hace que se eleve la
sensación de bienestar en usted y en los demás, lo cual asienta las bases de
una relación más positiva.

A través de nuestro programa de Coaching de Fortalezas usted
podrá aprender a reconocer sus fortalezas dominantes y cuáles son sus
fortalezas interpersonales e intrapersonales.  

2. Empleado.

Estudios han demostrado que la inteligencia emocional es un mejor
predictor de éxito que el coeficiente intelectual o la experiencia. Uno de los
componentes básicos de la inteligencia emocional es la auto conciencia de las
fortalezas y el uso de esas fortalezas para gestionar eficazmente las conductas
y las interacciones con otros.

Los empleadores buscan empleados que manifiesten fuertes habilidades
sociales (trabajo en Equipo e inteligencia emocional), que tengan control
emocional durante tiempos de ambigüedad y cambio (Auto-Regulación, Perspectiva)
y que asuman responsabilidad de completar las tareas (perseverancia y esperanza). 

Nuestro programa de Coaching de Fortalezas puede incrementar
su auto-conciencia para convertirlo en un mejor elemento en su organización.

3. Defensor de usted mismo.

Durante las entrevistas de trabajo una de las preguntas más comunes
que se hace es ¿cuáles son sus fortalezas? Usted podría creer que sus
fortalezas serían cosas como su habilidad de organización,  el hacer conexiones con los clientes o crear
nuevos productos o servicios.

La verdad es que estas acciones son posibles a través de las
fortalezas de prudencia, honestidad y creatividad (entre otras). Una vez que
usted toma conciencia de sus fortalezas usted podrá articular mejor como estas
impactan todo lo que usted hace y por qué hace esas cosas tan efectivamente.

Participe ahora en nuestro programa de Coaching de
Fortalezas para aprender cómo alcanzar niveles más altos de felicidad y éxito.


Más información en
http://ift.tt/2flZeOw

Del Blog http://ift.tt/2g4lCea

Read Full Post »

Older Posts »